Almudena Vega

Home / poetas / Almudena Vega

Irreconciliables 2015 · IV Edición

Almudena Vega (Málaga, 1986) Vive entre la música clásica, la poesía y la traducción. En la actualidad realiza su Tesis en la ESMUC en Barcelona. Ha publicado los librosAnimales de vidrio, dentro de la colección las 4 estaciones por la Fundación Málaga y ha coordinado la antologíaRequiem por Lolita de poesía joven española por la misma editorial, ambos publicados en 2014.  Dirty Generation junto al ilustrador Miguel Ángel Emérico. Corvus corax premio Alea Blanca Poesía, Granada 2007, el cuaderno Entre el cemento y las estrellas SOBREPOESIA Ateneo de Málaga 2007,  y colaborado en las antologías Obituario, Sangrantes y Tenían veinte años y estaban locos de Luna Miguel. Ha ganado el Segundo Premio Joven de Poesía Cero de Málaga en 2013. Su último libro se titula Inmune publicado en 2015 por Ediciones en Huída. Este año aparecerá en la antología estadounidense Dismantled Almost coordinada por Kat Dixon por la editorial Artistically Declined Press.

Escribe asiduamente en ladisonanciadelospajaros.blogspot.com

https://soundcloud.com/almudenavega/birds-food-poemmusic


BIRD’S FOOD

(Ektoras Lygizos)

Algo tira de mi pecho hacia. Algo está tirando desde, algo que tira desde que veo ciertas películas
en mi portátil y a la vez leo emails y paro las películas para mirar otros mensajes. Algo tira hacia abajo desde mi pecho. Algo pretende ser orientación de las aves tras las cuencas de mis ojos pero, rápido, rápido, volvamos. Desviarse duele a otros. Volvamos a leer lo que nos dicen que leamos. Ahoguemos esas aves entre alguna geografía, entre el nervio óptico y el teclado y la caricia qué.
Lo sabíamos. Yo lo supe al menos. Algo tira y tira, agua dormida y desastrosa. Palpita la piedra
y me mece hasta: hasta. Algo tiró de mí, digo, tiró de sonámbula que me da voz, que me da quitar.
Y pienso en el mar porque su canto es lo más parecido a dormitar cerca de un vientre.
Y pienso en el mar porque está prohibido para las ciudades, allí.
Las ballenas mueren dejándonos un importante mensaje: sus estómagos están llenos de plástico.