Enrique Falcón

Home / poetas / Enrique Falcón

Irreconciliables 2013 · II Edición

Enrique Falcón (Valencia, 1968). De naturaleza comprometida con los temas sociales, forma parte de diversas organizaciones de vecinos y de grupos de apoyo para los presidiarios. También colaboró con el consejo de redacción de la revista llamada Lunas Rojas, la cual cesó su publicación hace años, y con Alicia Bajo Cero, colectivo dedicado a la crítica literaria.
Su poesía es a menudo asociada con la denuncia social, la búsqueda de conciencia, el desafío a lo establecido para generar nuevas ideas, que no se apeguen a las reglas si éstas no responden a las necesidades reales. Entre sus poemarios, publicados a partir del año 92, encontramos El día que me llamé Pushkin, Nueve poemas y La marcha de 150.000.000. Asimismo, son de su autoría los libros de ensayo Dimensiones políticas del voluntario, El amor, la ira: escritos políticos sobre poesía y Las prácticas literarias del conflicto: registro de incidencias.
Es posible encontrar parte de su obra en diversas antologías, tales como Poesía y Conflicto, tanto en español como en portugués, italiano y otros idiomas. Además, ha colaborado en la escritura de libros colectivos, como ser La paz y la palabra: letras contra la guerra.

CANCIÓN DEL LEVANTADO

No adoptes nunca el nombre que te dé la policía
No acerques tu caricia a la piel del invasor
No comas de su trigo, no bebas más su leche
No dejes que tu alberca la vuelvan lodazal

No esperes casi nada de su magistratura
No reces en su lengua, no bailes con sus ropas
No pierdas nunca el agua que duerme a los guardianes
Ni alojes en su boca la sal de tu estupor

No guardes en el sótano más bombas incendiarias
No firmes con tu letra los presagios del poder
No tiendas más cadáveres en la comisaría
No esperes nunca nada de la voz del ataúd

No entregues tu camisa a ninguno de sus bancos
Ni viertas en tu vientre el pozal de una bandera
No lleves a tu amigo a los pies del impostor

No dejes que su lengua fructifique tras tu casa

No permitas a tus hijos,
nunca dejes a tus hijos
esconderse en su jardín.