Francisco Ferrer Lerín

Home / poetas / Francisco Ferrer Lerín

Irreconciliables 2016 · V Edición

Francisco Ferrer Lerín (Barcelona, 1942) Filólogo, escritor, ornitólogo. Traductor, al español, de Flaubert (Trois contes), Claudel (L’Annonce faite à Marie), Tzara (L´Homme approximatif), Monod (Le Hasard et la Nécessité), Montale (Ossi di sepia).

Obra literaria en libro :

De las condiciones humanas, Barcelona, Trimer, 1964

La hora oval, Barcelona, Ocnos, 1971 (Finalista premio Maldoror)

Cónsul, Barcelona, Península, 1987

Níquel, Zaragoza, Mira, 2005 (Premio de la Asociación Independiente de Periodistas y

Escritores)

Ciudad propia. Poesía autorizada, Tenerife, Artemisa, 2006

El bestiario de Ferrer Lerín, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2007 (Premio Nacional a la

Edición)

Papur, Zaragoza, Eclipsados, 2008

Fámulo, Barcelona, Tusquets, 2009 (Premio Nacional de la Crítica)

Familias como la mía, Barcelona, Tusquets, 2011

Gingival, Palencia, Menoscuarto, 2012

Hiela sangre, Barcelona, Tusquets, 2013

Mansa chatarra, Zaragoza, Jekyll & Jill, 2014 (Premio Extraodinario Cálamo)

30 niñas, Valencia, Leteradura, 2014

http://ferrerlerin.blogspot.com.es/


LEPUS

¿Qué quedará de la liebre de Durero? ¿Nociones
de partida y de llegada? ¿Un punto
de atadura de sus sueños? ¿Un recuerdo
de ciertas partes de su cuerpo?
Esa joven liebre
proviene de la cólera adusta, de la frambuesia
que hace áspero al cuero, de ese fetor oris
producto
de los alcaldes de la lepra,
del salpicado de la lepra, ese apetito sexual desbocado
que señalan
los alumnos, apetito,
satiriasis, dijo entonces
el alumno que fue inocente, pero
el tobillo
apareció manchado de la plaga, elefantiasis puede,
aunque dudaban si el pelo
de la joven liebre
fue pintado con pincel
de un solo pelo. Hubo oficios
reservados
para ellos
que alguien llamó
infamantes, oficios justos:
sepultureros
recogedores de bestias muertas
cordeleros de sogas para condenados
cordeleros de sogas para campanas
fabricantes de campanas
leñadores de madera para cadalsos. Fetor oris, ese olor
delataba su presencia, recordaba
el olor de la liebre
ya macerada
prendida al lazo
del malato ahogado en Sévre
en el pantano cubil. Caligaverunt
oculi mei.
Circumdederunt me
gemitus mortis.

 

(Del libro Hiela sangre, 2013)