José María Gómez Valero

Home / poetas / José María Gómez Valero

Irreconciliables 2016 · V Edición

José María Gómez Valero (Sevilla, 1976). Es autor de los libros de poesía: Miénteme (Qüasyeditorial, Sevilla, 1997), El libro de los simulacros (Ayto. de Lepe, 1999), Travesía encendida (Vitruvio, Madrid, 2005; Premio Internacional Ciudad de Mérida), Lenguajes (con pinturas de José Miguel Pereñíguez; Imagoforum, Sevilla, 2007) y Los augurios (Icaria, Barcelona, 2011; Premio Internacional Alegría); participa con sus poemas y su voz en el libro-disco Su mal espanta, de la Cía. de Poesía La Palabra Itinerante (Libros de la Herida, 2014), publicación que recoge y amplifica el espectáculo del mismo nombre. También es autor de los libros ilustrados infantiles Este loco mundo (17 cuentos) (2010; reed. 2016) y Cosas que sucedieron (o no) (2013), ambos en la editorial Cambalache y escritos junto a David Eloy Rodríguez y Miguel Ángel García Argüez. Su poesía ha sido recogida en diferentes antologías, entre las más recientes cabe destacar Canto e demolizione. 8 Poeti Spagnoli Contemporanei (Thauma Edizioni, Pesaro, 2013) y Disidentes. Antología de poetas críticos españoles (1990-2014) (Ed. La oveja roja, Madrid 2015). Interviene desde 1996 en diversos proyectos escénicos que relacionan poesía y otras prácticas artísticas (música, videoarte, action-painting, flamenco…), con los que ha actuado  en numerosos auditorios y festivales. Imparte talleres de creación literaria, campo pedagógico en el que trabaja e investiga desde hace casi veinte años. Es uno de los responsables de la editorial Libros de la Herida (librosdelaherida.blogspot.com) y forma parte del laboratorio conjunto de acción y creación que supone el colectivo La Palabra Itinerante.

sumalespanta.blogspot.com


APUNTES PARA UNA BIOGRAFÍA CUALQUIERA

Nacer,
memorizar los signos,
ocupar una celda
en la intemperie.

Reconocer a tientas
el rigor de los límites,
los contornos del orden.

Asistir cada día
a lo pactado.

Mirar el agua,
saciarse en su sabor,
convivir con la sed.

Acatar los dictados de la norma,
eludir los dictados de la norma.

Jugar a cosas serias.
Mentir de corazón.
Arroparse sin sueño.

La noche,
los velos, los desvelos,
la voz
de la sólida sombra.

Despertar,
abrir los ojos,
ansiar el tiempo
en el que nada se derrumba.