Irreconciliables 2017 · VI Edición

Vicente Ortiz

(Málaga, 1971) nació. Desde entonces, lee y escribe con cierta desenvoltura. Ama los libros; los toca, los mira y los lee con la desordenada voracidad de los autodidactas. Ha colaborado con diversos medios escritos, como la revista cultural universitaria Paradigma o el diario La Opinión de Málaga. Es autor, junto con el actor y director Miguel Zurita, de cuatro espectáculos (más o menos) teatrales. Ha sido organizador durante seis años del ciclo de poesía escénica El Mal de Tourette, en el Teatro Cánovas, de Málaga. A la provecta edad de 45 años dejó de ser poeta inédito, en el sentido clásico del término, lo cual, además de dejar bien claro su amor por la lentitud, supone en sí mismo un hecho inédito, dado el actual apasionamiento general (muy justificado en ciertos casos) por las poetas jóvenes; La zanahoria de madera (2016), número 89 de la Colección Monosabio de Poesía, editada por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, es su primer libro publicado.

_

@vicenteortizsan


Salto al vacío

_

Como espejos encaramados en los dedos, el poema. Silencio hermano negro, garras calladas que amenazan con la libertad desde la página desnuda. Ser absolutamen¬te libre ante el papel, inocentemente libre ante uno mismo, y ante nadie, libre en el hipnótico bisbiseo impúdico de las palabras y a pesar de él, libre ante el juicio atroz de las palabras que amenazan al que se sienta ante la pantalla y lucha y pelea por poseer el tesoro innumerable y fatídico, falsa posesión, espejismo entre espe¬jismos, llamarada entre fogonazos palpitantes que deslumbran hasta a los ciegos y a los que matemáticamente miran para otro lado. ¿Qué profunda necesidad hay en todo esto? ¿Qué rayo firme o sortilegio se esconde en el alma voraz de la zanahoria de madera que envenena el camino bajo los pies? Una herida esférica en el centro de un cuerpo infinito, amorfo y carnívoro. El vacío. El tenaz vacío. Vacío siglo XXI repleto de lucecitas de colores que repiquetean ante los ojos en blanco como soles descoloridos. Y a pesar de todo el poema.

 

 

Poema incluido en el libro «La zanahoria de madera», Colección Monosabio de Poesía, Area de Cultura, Ayuntamiento de Málaga, 2016.